Recuperar textos que alguna vez explicaron o adelantaron lo que sería la realidad, que pusieron en juego nuevas concepciones que hoy son moneda corriente. Fragmentos de revistas, libros, notas sueltas, videos. Todo el material aquí contenido es solo para compartir lecturas. No se saca ningún provecho económico.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Así aprendimos

Con la siguiente cita comienza el prólogo del libro “Historia de América” de Antonio Iglesias en su adaptación para alumnos de quinto grado de las escuelas bonaerenses y en la edición de Ángel Estrada y Cía:
“Las cosas y los hombres deben considerarse como eslabones de una cadena que arranca en el remoto pasado, y que está fuertemente atada a todo lo que en su actualidad vive y que contribuye a formarlos.” Juan Agustín García

El libro no tiene la fecha de publicación, ausencia que no se debe al estado del libro. Buscando en Internet algún dato sobre la edición dimos con el catálogo de la “Biblioteca Nacional de Maestros” y para asignar la fecha dice [19--] (ver aquí)

Las primeras palabras que introduce el autor en dicho prólogo son las siguientes:
“Al decidirnos a escribir este manual nos hemos propuesto solamente poner al alcance del niño, en un conjunto armónico, los hechos principales de la historia de América, ligando cada suceso con sus causas y sus consecuencias, dándoles así sentido histórico y valor educativo.”

Con esto da por constituida en realidad objetiva su descripción y asume la responsabilidad de haber simplificado efectivamente la historia de los pueblos Americanos.
Antonio Iglesias, según anuncia el breve currículum de la portada, es “profesor en Historia graduado en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires”.
Bien, tenemos un niño de 11 años ante un profesor en Historia que con los galardones universitarios le pone en su conocimiento lo que su docente le tomará en una evaluación oral o escrita. En la página 241, mientras prepara su lección y va entendiendo cómo se formó la Argentina en la que él vive, aprende: “La población de la Argentina se fue formando poco a poco con los elementos indígenas que poblaban su suelo y los blancos europeos que lo conquistaron. El clima templado favoreció el predominio de los blancos europeos. Los indios y mestizos fueron desapareciendo con la inmigración.” El clima templado y los inmigrantes pasan a ser los condicionantes históricos. Nada se le dice al niño de los genocidios ni de las alianzas con los poderes industriales europeos por parte de las burguesías criollas. ¿Será esa la forma de simplificar la historia luego de los galardones universitarios?
No sólo ésa simplificación se le presentó al hoy seguro adulto y quizá educador o historiador. En otra de sus aseveraciones indiscutibles Iglesias enseña: “Hay predominio en la Argentina, en forma absoluta, de la raza blanca, que con su mentalidad superior ha hecho de nuestro país uno de los más adelantados de la América del Sur.
En la cita inicial que propone “Las cosas y los hombres deben considerarse como eslabones de una cadena que arranca en el remoto pasado”, seguramente habría que considerar si las cosas son los objetos o lo que por contraste sería la mentalidad inferior (ya que denomina como mentalidad superior a los blancos).
Como se dijo varias veces en otras entradas, este blog lejos está de una investigación formal o con los pasos del método científico, sólo nos proponemos bucear en los textos que formaron el presente de nuestro país (Argentina) en sus estructuras educativas para identificar su continuidad en las subjetividades actuales.
Se deja el texto  completo sobre “Argentina” en su versión original (en imágenes y .pdf) y el pasado en letras para poder copiar y pegar.

Invitamos a su lectura y a encontrar muchas más verdades que nos ataron al carro triunfal de algún vencedor de la Tierra.
Jorge Luis Narducci

Nota: Si algún lector tiene fecha cierta de la edición del libro se agradece acercar la información dejando un comentario en la entrada. Gracias
Imágenes en Google+
Archivo .pdf con los textos originales
Archivo .doc pasado en letras

No hay comentarios:

Publicar un comentario